Caldo de huesos

  • Ya lo cocinaban nuestros antepasados de la edad de piedra.
  • Es un plato de fácil absorción
  • Fuente de aminoácidos como la glicina ayuda a conciliar el sueño [1] y reducen la fatiga. La glicina actúa como un neurotransmisor, al igual que la serotonina. Es una buena opción para tomar antes de irse a la cama.
  • Una receta con gran valor nutricional. Aporta colágeno, calcio que ayudan a fortalecer los huesos, paliar los dolores articulares y mejorar el crecimiento de las uñas y el pelo.
  • Ayuda con los problemas de inflamación en todo el cuerpo en general, como por ejemplo intestino permeable.
  • Ayuda al sistema inmunológico y controla las alergias.
  • Tomar caldo de huesos te ayuda a controlar la saciedad y a disminuir tu ingesta de calorías, por lo que es recomendable para personas que hacen dietas [2]. Además la gelatina que aporta este plato se ha demostrado que fomenta la sensación de plenitud [3].
  • Contribuye a aumentar la masa muscular y aumenta la fuerza muscular [4].
Caldo de huesos

En el caso de que no tuvieras la posibilidad de preparar el caldo de hueso, ya sea por tiempo o por no disponer de los materiales necesarios (olla de cocción lenta), existe la suplementación de caldo de huesos. Pero eso sí, mejor comprarlo de animales alimentados con pasto. Ésta opción es una forma rápida y cómoda.

Nutrientes que aporta la receta de caldo de hueso:

  • Minerales como el calcio, fósforo y otros
  • Colágeno y cartílago
  • Oligoelementos como el sicilio y otros
  • Aminoácidos esenciales como glicina, prolina y glutamina
  • Componentes de la médula ósea y de hueso
  • Glucosamina y sulfato de condroitina

También se vende preparado en algunas supermercados. Lo malo de estos platos preparados es que los fabricantes le añaden azúcares para mejorar su sabor además de otras sustancias que no son tan saludables. Es recomendable preparar el caldo de huesos tu mismo en casa con productos ecológicos.
Este plato se puede tomar simplemente o añadirlo a tus recetas como ingrediente base en guisos o sopas. Además se puede congelar para su uso posterior.

¿Como se prepara el caldo de huesos?

Su preparación básicamente es hervir durante una cocción larga huesos y tejido conectivo de los animales.

caldo de huesos

La receta puede variar en función del tipo de huesos utilizados. Puedes utilizar huesos de pollo, cerdo, vaca o de pescado (cualquier animal es válido). Preferiblemente partes del animal que tengan tejidos conectivos como las patas, pues proporciona mucha médula ósea. Eso sí, si son de pasto ecológico mejor.
Puedes añadirle algunas verduras (al gusto) y un chorro de vinagre pues ayuda a drenar los micronutrientes.

Utensilios:

  • Una olla de cocción lenta (crockpot)

Tiempo:

  • 20 minutos de preparación y 12/24 horas de cocción (dependiendo del tipo de huesos y cantidad utilizada)

Ingredientes:

  • Huesos de vacuno (con un poco de carne para dar sabor)
  • Ajos (⅘ dientes)
  • Cebolla (cortada en 4 partes)
  • Sal marina, una cucharada de sal (sin aglomerante preferiblemente)
  • Verduras al gusto (zanahorias, puerro, apio…)
  • Especias (laurel, perejil, orégano…). Pueden ser restos de verduras que te hayan sobrado de otros platos.

Preparación:

  • Colocar los huesos en la olla y las verduras sobre ellos.
  • Agrega agua hasta cubrirlos
  • Sal al gusto
  • Añade una cucharada de vinagre de manzana
  • Tapa la olla y hay que dejarla a temperatura baja durante 12/24 horas
    Hay que vigilar que la olla no se quede sin agua para que los ingredientes no se quemen. Cuanto más tiempo de cocción más nutrientes obtenemos.
  • El caldo puede soltar una grasa por encima, retírala pues son impurezas que no queremos. Si utilizas ingredientes ecológicos menos impurezas saldrán.
  • Cuando la cocción haya terminado cuela el caldo y déjalo enfriar. Posteriormente guárdalo en la nevera.

Referencias y links de estudios

[1] https://pdb101.rcsb.org/motm/4[2] http://www.bu.edu/aldolase/biochemistry/html_docs/CollagenTypes&Disorders.pdf

Saber más: Comprar colágeno